lunes, 14 de mayo de 2007

Acoso sexual

Engy tiene 29 años y es soltera. Es alta, delgada y bonita. Luce una melena corta, lleva los ojos ligeramente maquillados y va vestida a la occidental, con unos pantalones vaqueros y una blusa. Trabaja a jornada completa en una organización egipcia que lucha por los derechos de la mujer (New Woman Foundation), una de cuyas principales campañas es combatir el acoso sexual, en la calle y en el trabajo. Una de sus fundadora es Amal Adel Hadi, madre de la bloguer Manal Hassan.

La conocí durante la manifestación contra el acoso sexual que se celebró el 10 de noviembre pasado en El Cairo (cuelgo una foto) y la he vuelto a encontrar hoy en la conferencia que distintas organizaciones de la sociedad civil habían convocado en el sindicato de periodistas para unir esfuerzos y diseñar una campaña conjunta contra la intimidación de las fuerzas de seguridad y del Estado. Hemos estado fumando -ella Cleopatras- y charlando un rato. La situación de la mujer en Egipto deja mucho que desear, me ha dicho. "El problema más grave", ha añadido, "es que no me siento libre. No puedo andar a mis anchas por la calle, me siento constantemente mirada y juzgada".

May, la contable de la fundación feminista, 30 años, se ha añadido a la conversación. "El acoso sexual es constante. Miradas y tocamientos. Estés casada o no lo estés, lleves velo o el pelo descubierto, sea de día o de noche, no hay diferencias", ha puntualizado con una cierta amargura. "Voy sola a todas partes, pero de noche evito andar por la calle y suelo coger taxis". "Supongo que ya lo sabes", ha añadido, dando por descontado que probablemente yo también haya tenido malas experiencias con la población masculina egipcia.

Quería hablar antes del acoso sexual contra las mujeres, pero no he tenido tiempo. Es uno de los temas tabú más sonados que los bloguers egipcios han sacado al debate público últimamente. De hecho, fueron ellos los promotores de la protesta que mencionaba antes, que convocaron después de haber sido testigos, por casualidad, del asalto de unas cuantas mujeres enfrente del Cine Metro en Downtown, tras el Ramadán pasado. Causalmente, hablé ayer con Sandmonkey de este tema. Lo cito de memoria. "Fue la primera campaña que organizamos que tenía un objetivo concreto, no sólo corear eslóganes contra Mubarak", me dijo, más o menos. "Reunimos a gente de todas las ideologías por una causa social y demostramos que los blogs son una herramienta para el cambio y el debate".

2 comentarios:

sylvia dijo...

Muy interesante tu blog. Lo he encontrado buscando info sobre 'Al Aswany'.

Lali Folch dijo...

Mil gracias por tu comentario. Es el primero que recibo, así que me ha hecho mucha ilusión! Si no has leído todavía "El edificio Yacoubian", te lo recomiendo (me voy ahora a visitar tu blog)